Tuesday, September 27, 2016

Un tomógrafo diagnostica los daños en construcciones

Las construcciones con rajaduras o fallas en su estructura ya pueden ser diagnosticadas, sin una intervención destructiva, a través de un tomógrafo de diagnóstico. Este avance tecnológico, que ya fue usado en puentes y edificios en riesgo, pertenece a la Carrera de Física de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

Entre las especialidades del laboratorio, se encuentra el estudio de todo tipo de materiales y, a pedido de los ingenieros civiles, se hizo énfasis en el hormigón de construcción. Para verificar la resistencia o alguna falla de este material, se suele tomar muestras de la estructura para realizar un ensayo destructivo. Este procedimiento puede durar hasta 28 días.

"Nosotros hemos creado un sistema que nos permite realizar la misma prueba sin necesidad de destruir nada. Es un tomógrafo de ultrasonido que trabaja bajo el mismo principio de los médicos que hacen un diagnóstico por imagen del paciente. Hacemos lo mismo pero con el hormigón”, indicó el responsable del Laboratorio de Materia Condensada de la carrera de Física de la UMSA, Eduardo Palenque.

Este artefacto puede intervenir en una edificación a la primera sospecha de un problema estructural, que al igual que una enfermedad en una persona se presenta con determinados síntomas. Las grietas son los signos más comunes de que algo en la construcción esta mal.

"Si hay una grieta, podemos verla por dentro sin la necesidad de estar picando todo el sector, como se realiza ahora y que es un proceso que incluso puede generar mayor debilitamiento en la estructura”, sostuvo.

El sistema ya fue probado con éxito en varias estructuras. Entre ellas dos puentes, varias viviendas y el edificio El Alcázar.

En diciembre de 2012, al rededor de 100 familias fueron desalojadas del edificio, luego de que se produjera una rajadura en uno de los pilares que sostenían la estructura. El quiebre causó un temblor que puso en alerta a los habitantes.

"Ese fue nuestro primer caso. Para que sea más entendible, comparando con un caso médico, el ingeniero estructurista fue el doctor, el edificio el paciente y nosotros el laboratorio clínico.

Haciendo los análisis vimos la grieta en la columna, su profundidad, su estado y la incidencia en el resto de las columnas. Tras el diagnóstico se pudo tomar las medidas correctas para estabilizar la estructura”, explicó.

Señaló que en ese caso en específico, fue una de las columnas del segundo sótano la que cedió con respecto a la losa. "Se diagnosticó un mal empalme entre la losa y la columna. Y la solución fue construirle un soporte a esa columna y las laterales”, dijo.

En cuatro años de actividad, además del edificio El Alcázar, el tomógrafo fue utilizado en el Ministerio de Economía y Finanzas y varios aeropuertos del país. "Tenemos ya una historia para nuestra creación que va ampliando su uso”, aseveró.

Agregó que esta tecnología es relativamente nueva y poco conocida en nuestro medio, aunque representa una gran ayuda para la población. Su uso ya está disponible.

Según un estudio de riesgos de 2013, sólo en La Paz tenemos más de 36 áreas de riesgo que son monitoreadas de manera permanente por la Secretaría Municipal de Gestión Integral de Riesgos. Tres de ellas presentan mayor peligro y vulnerabilidad.

Es común que en estos sectores las casas sufran rajaduras que se dejan pasar sin un estudio adecuado que determine el origen del problema, su avance y su situación. "Con estos diagnósticos, un ingeniero estructurista ya podrá dar soluciones”, dijo.

Para la población
Diagnóstico Si un ciudadano detecta rajaduras anormales en su vivienda puede acceder a este tomógrafo de estructuras para una revisión. Los especialistas son contactados en la Carrera de Física, ubicada en la calle 27 de Cota Cota.
Costo El costo depende del tamaño de la edificación y el tipo y cantidad de imágenes que serán necesarias para dar un diagnóstico certero. Palenque afirmó que, en el caso de una casa de una planta con más de cinco ambientes, un estudio de la totalidad de la estructura llegaría a costar entre 3.500 a 4.000 bolivianos.

No comments:

Post a Comment